UA-15821650-81
1

Afecciones cutáneas

filet orange

Lo que nunca nos
dicen sobre la
protección UV

prevnext

fleche-bas

Trastornos de pigmentación:
Melasma
Tono desigual de la piel
H P I
Efélides (Pecas)
Protección UV

¿QUÉ ES LA RADIACIÓN UV?
Todo el mundo está expuesto a la radiación UV del sol y un número creciente de personas está expuesto a fuentes artificiales utilizadas en la industria, el comercio y la recreación. Los sistemas de protección solar integrados en la piel disminuyen gradualmente con la edad y la producción endógena de radicales libres aumenta debido a los cambios metabólicos. Nuestro entorno también desempeña un papel en la formación de radicales superóxido. La radiación UV y los contaminantes promueven la formación de estos radicales que son una de las principales causas del envejecimiento de la piel y de los trastornos de la pigmentación de la piel.
Por lo tanto, de todas las formulaciones para el cuidado de la piel aplicadas a la misma, la protección solar es una de las más importantes para protegerla de daños mayores y la aparición de manchas oscuras.
Toda la protección solar no se crea igual, ya que varios tipos de compuestos protegen contra diferentes bandas de radiación. Necesitamos entender qué es el espectro UV y cómo afecta a la piel para tomar mejores y más informadas decisiones.
Las emisiones del sol incluyen la luz visible, el calor y la radiación ultravioleta (UV). Mientras los rayos UVC (longitudes de onda de 100-280 nm) son absorbidos por el ozono atmosférico, la mayor parte de la radiación en el rango UVA (315-400 nm) y aproximadamente el 10% de los rayos UVB (280-315 nm) alcanzan la superficie de la Tierra. Tanto los UVA como los UVB son de gran importancia para la salud humana.
Pequeñas cantidades de rayos UV son esenciales para la producción de vitamina D en las personas, pero una exposición excesiva puede provocar efectos agudos y crónicos para la salud de la piel, los ojos y el sistema inmunológico.
La radiación UVB penetra en la epidermis y es responsable del daño más epidérmico a través de su capacidad para crear eritema y quemaduras solares. Se ha etiquetado como el rayo bronceador porque estimula el melanocito para desencadenar la melanogénesis. La radiación UVB también estimula las células para producir una epidermis más gruesa. Estas reacciones son la defensa del cuerpo contra mayores daños por rayos UV. Las dosis altas de UVB aumentan su probabilidad de desarrollar cáncer de piel. Todavía no se conoce el mecanismo exacto de cómo la radiación UVB inicia o promueve el cáncer de la piel. En las personas que sufren de xeroderma pigmentoso, una rara enfermedad de pigmentación, la capacidad de reparar el daño en el ADN causado por la exposición a la radiación UV se ve afectada. Las tasas mucho mayores de cáncer de piel en estos pacientes sugieren que el daño directo del ADN por la radiación UV puede ser el mecanismo que vincula la exposición al desarrollo del cáncer.
La radiación UVA activa el pigmento de la melanina ya presente en las células superiores de la piel. Crea un bronceado que aparece rápidamente, pero que también se pierde rápidamente. Además, los rayos UVA penetran en las capas más profundas de la piel y se han relacionado con el daño de las fibras de apoyo del colágeno y la elastina de la dermis debido a un aumento de la matriz de las enzimas de las metaloproteinasas (MMO), la colagenasa que contribuye a la matriz dérmica y al envejecimiento de la piel. Estudios recientes sugieren fuertemente que la radiación UVA puede acentuar el desarrollo de los cánceres de piel. Los mecanismos de este daño por UVA no se entienden completamente, pero una hipótesis popular asume que la radiación UVA aumenta el estrés oxidativo de la célula.

COMPRENSIÓN DE LA DOSIS DE PROTECCIÓN UV
Los ingredientes activos en los protectores solares vienen en dos formas, filtros minerales y químicos. Cada uno utiliza un mecanismo diferente para proteger la piel y mantener la estabilidad en la luz solar.
Los filtros solares más comunes en el mercado contienen filtros químicos. Estos productos generalmente incluyen una combinación de dos a seis de los siguientes ingredientes activos: oxibenzona, (benzofenona), avobenzona (butilmetoxidibenzolmetano), octisalato (salicilato de etilhexilo), octocrileno, nomosalato y octinosato (metoxicinamato de etilhexilo).
Los estudios han demostrado que los protectores solares minerales que contienen óxido de zinc y/u óxido de titanio son menos dañinos y tóxicos para el cuerpo que los filtros químicos. Sin embargo, sólo pocos productos en el mercado combinan filtros minerales con filtros químicos.
Los protectores solares se comercializan por SPF, un valor que representa el grado de protección UVB que ofrecen, pero no su protección contra los rayos UVA. Desafortunadamente, en estos días se está desarrollando una competencia entre los fabricantes de protectores solares para crear el SPF más alto que la R&D puede comprar, es una batalla de mercadeo que se lleva a cabo en cuanto a la calificación del SPF que los consumidores no entienden.
Uno de los mayores mitos y malentendidos acerca de la protección SPF es que el SPF no es una cantidad de protección en sí misma. Más bien, indica cuánto tiempo tomarán los rayos UVB para enrojecer la piel cuando se usa un protector solar, en comparación con cuánto tiempo demoraría la piel en enrojecerse sin el producto. A pesar de los cambios tan esperados, muchos protectores solares continúan teniendo altas calificaciones de SPF que algunos expertos consideran engañosas y potencialmente peligrosas, según una encuesta de 1400 productos de protección solar realizada por el Environmental Working Group, un grupo de control del consumidor.
Muchos consumidores asumen que el SPF 30 es el doble de efectivo que el SPF 15, pero en realidad la diferencia entre los dos es realmente insignificante. En términos de porcentajes: El SPF 15 filtra el 93% de todos los rayos UVB entrantes. El SPF 30 filtra el 97%, y el SPF 50 filtra el 98%.
La Skin Cancer Foundation (Fundación del Cáncer Cutáneo) sostiene que se necesita un protector solar de amplio espectro (UVA/UVB) con un SPF de 15 o más para una protección adecuada en una base diaria normal. Aunque el SPF 50 proporciona sólo un 5% más de protección contra la radiación UV que el SPF 15, la desventaja del SPF 50 es que contiene concentraciones mucho más elevadas de químicos y filtros potencialmente irritantes y causantes de posibles disrupciones endocrinas. Los estudios de laboratorio indican que algunos filtros UV químicos pueden imitar a las hormonas, y los médicos reportan alergias cutáneas relacionadas con la protección solar, lo que plantea preguntas importantes sobre las consecuencias imprevistas para la salud humana por la aplicación frecuente de protector solar. La piel tratada, por ejemplo con peelings (exfoliaciones) químicos, se torna más permeable y potencialmente sensible y reactiva, por lo que es preferible privilegiar el uso de filtros minerales en la piel tratada.
Ningún protector solar, independientemente de la fuerza, sigue siendo eficaz después de dos horas sin necesidad de reaplicación. Los SPF altos crean una falsa sensación de seguridad, alentando a las personas a sobreexponer su piel al sol. La nueva aplicación de protección solar, en lugar de restablecer el tiempo de exposición de nuevo a cero, actúa como un refuerzo de la aplicación inicial. Por ejemplo, dos aplicaciones de protector solar a los 60 y 120 minutos agregan sólo alrededor de 45 minutos más de protección contra las quemaduras solares o 100% de la MED (dosis mínima de eritema). La MED es una escala universal y un valor de umbral que se utiliza para determinar la propensión de cada individuo a las quemaduras solares cuando se expone al sol (intensidad UV) o a una fuente de luz artificial que puede producir quemaduras. El daño UV puede producirse sin dosis de radiación UVB que produce enrojecimiento de la piel, e incluso los mejores protectores solares deben considerarse sólo una parte vital de un régimen de tratamiento integral para proteger su piel.

ES MEJOR PREVENIR QUE CURAR
El cáncer de piel, en sus diversas formas, es el tipo de cáncer más común en todo el mundo y las tasas generales están aumentando, principalmente debido a la sobreexposición a la radiación de la luz solar. Existen dos tipos principales de cáncer de piel, el melanoma y el no melanoma, siendo éste último el más común.
Los melanomas casi siempre están pigmentados y generalmente se desarrollan a partir de lesiones cutáneas pigmentadas. La incidencia de cáncer de piel no melanoma está aumentando con un estimado de 1 millón de nuevos casos cada año sólo en los Estados Unidos. Las tasas de supervivencia para el cáncer de piel no melanoma son de más del 99% si se detecta de forma temprana; de ahí la importancia de la vigilancia y de los tratamientos de prevención por parte de un dermatólogo.
Si usted tiene un lunar, una peca o manchas oscuras que le preocupen, vaya a ver a un experto médico. Bien puede no ser un melanoma, pero si se tratara de un melanoma, es crucial que se reconozca y se trate de manera temprana.

Solución dermatológica recomendada